Un portero protagoniza el gol más ridículo e inexplicable del año