El portero del Sutton deja el equipo tras ser investigado por amañar una apuesta al comerse un bocadillo en pleno partido