Lo que pasa cuando pones a tu coche un motor de 4.000 caballos… y te olvidas de añadirle alas