La policía ataca a una manifestación en Bolivia contra el Dakar con gases lacrimógenos y pelotas de goma