La policía tuvo que expulsar a un aficionado del Rayo Vallecano que se jugó la vida por ver el partido desde una valla