Imágenes desagradables: las consecuencias de una carga policial contra jugadores y afición en Argentina