La jugada que terminó de desquiciar al Bernabéu y provocó la pitada de la grada