Piqué y su sonrisa en el banquillo al ver cómo el Rico Pérez corea su nombre