El precioso y deportivo motivo por el que Piqué se llevó la red de la portería del Calderón