Estrategia o casualidad: La falta de Messi que Piqué convirtió en el segundo gol del Barcelona