Un Piqué muy serio recibe ánimos de un aficionado a la salida del hotel