La pesadilla de los mosquitos en la Roja: el verdadero enemigo del Mundial de Rusia