Peralta, el futbolista asesinado, denunció la violencia en Honduras hace más de un año