Alejandro, el niño que paró una bronca entre su entrenador y el árbitro, Premio Marca