Guardiola, al límite de la expulsión tras encararse con el árbitro en un partido de alto voltaje