Bartomeu, ante su peor momento: cuestionado por la afición, y también por parte de su directiva