El penalti más surrealista: un palo, una parada con la espalda, un remate con la cara…