Un penalti para la historia del Granada: a semifinales de Copa del Rey, 50 años después