España cayó eliminada por un penalti muy dudoso pero se llevó el cariño y el respeto de todos