El "pelotazo" de Joan Laporta