Los ultras más peligrosos del PSG vuelven al Parque de los Príncipes cinco años después