La pegada del Madrid y su salida en tromba decidieron un gran derbi