La patada más salvaje a un portero... que no vio tarjeta roja