La Supercopa Italiana se disputará a pesar del trato machista a sus aficionadas