El partido que pudo ser en Miami y nunca fue: “Como en casa en ningún sitio”