El partido a puerta cerrada del St.Etienne, suspendido por invasión de ultras