El partido en el Metropolitano acabó en tangana tras una fuerte entrada a Koke