Parte de la directiva del Real Madrid piensa que el Clásico es la última oportunidad de Bale