Un parche de agua hizo que Márquez no pudiera frenar para evitar el golpe con Rossi