Paradón con mayúsculas: la estirada de Marshall para desviar el disparo colocado de De Bruyne