Un paracaidista ruso graba su propia muerte al enredarse con sus cuerdas