Un paracaidista se queda colgado a 700 metros de altura después de que se le quede enganchada la tela