La parábola perfecta de Kroos: 42 metros de distancia en tan sólo 1,8 segundos para anotar un gol olímpico de bandera