Las palabras al oído de Llull a Campazzo nada más proclamarse campeones en el Palau: “¡Centrado haces lo que quieres!”