Las dos palabras que tiene grabadas el vestuario del Barça: "Prohibido fallar"