El padre del portero de Las Palmas no puede ver, pero siente el fútbol como nadie