Se reencuentra con su padre tras dos meses sin verle por el coronavirus: el tenista Ferrero le cuida en su Academia