La paciencia y la educación de un jugador japonés del Kashima esperando por la camiseta de Carvajal