El mundo del fútbol se vuelca con Pablo, un niño de 12 años que sufre leucemia