Los otros peligros del Dakar: los periodistas arriesgan su vida para fotografiar a los pilotos