Los tiradores españoles retenidos en Dubái se sintieron "como terroristas"