Las selecciones españolas se enfrentarán a los vigentes campeones olímpicos en el Mundial de Budapest