La selección española da la campanada al batir a Australia