Estados Unidos levanta la Ryder con una exhibición ante Europa y anuncia el inicio de una nueva era