Los récords más absurdos de la historia: romper cristales, pesas bajo el agua