La natación vuelve a ser la líder del deporte paralímpico español