La natación no acude al rescate y España firma una jornada en blanco