El maltrecho AkzoNobel llega a la meta de Melbourne cuatro días después del Mapfre