Un jugador de rugby es sancionado durante tres años por hacer un placaje a una árbitro