Indignación en EEUU por la decisión racista de un árbitro de obligar un luchador negro a cortarse las rastas